VERANO: CAMBIOS DE CALZADO Y DOLORES

En estas epocas veraniegas, cuando más nos golpea el calor, hay personas que deciden llevar calzado más ligero. He aquí cuando pueden producirse lesiones si no lo eligimos correctamente.
El cambio de un calzado con ligero tacón a otro plano totalmente, puede producir desequilibrios biomecánicos, sobrecargas en estructuras tendinosas como el tendón de Aquiles, en la fascia plantar que pasa a estirarse… En definitiva, dolor.

pies
Debemos tener en cuenta varios factores.

¿Para qué queremos ese calzado?
Si queremos un calzado más fresco podemos decantarnos por unas sandalias que se ajusten a todo el pie, lo cual evitará sobrecargas de la musculatura de la pantorrilla. Si por contra buscamos calzado fresco pero destinado a caminar, deberemos buscar entre sandalias más resistentes, de tipo montaña, por ejemplo.

¿Cuánto vamos a caminar con él?
Si decidimos hacer caminatas, desecharemos cualquier chancleta abierta, incluso las sandalias, al ser calzados muy adapatativos pero también deformables.

¿Con tacón o sin tacón?
Si estamos acostumbrados/as a llevar tacón, no es bueno realizar un cambio brusco, ya que nuestra cadena muscular posterior (véase gemelos, entre otros) está acortada. El sobreestiramiento al que los llevaríamos puede desencadernar transtornos del tipo tenosinovitis, fascitis plantar…

Pero es que voy taaaaan cómodo/a…
En la actualidad hay infinidad de opciones de calzado ergonómico, tipo sandalias, que se puedan adecuar a nuestros gustos y necesidades del momento.

Acabo de trabajar y con este calor lo que más me apetece es ponerme las chancletas.
Si es para estar en casa o en una terranza tomando algo no es mala opción, por contra ¡cuidado! Si es para desplazarse. Haber estado durante horas con calzados poco deformables o rígidos o con tacón, como hemos advertido anteriormente, pude provocar lesiones.
Otra premisa a tener en cuenta, es el cuidado de rozaduras o ampollas, muy común durante adaptaciones a nuevos calzados y que puede derivar en infecciones si no se tratan correctamente, provocar desequilibrios en la marcha al verse ésta modificada.

Esperamos haberos ayudado un poco y ante cualquier duda que pueda surgir no dudéis en preguntar a vuestra fisioterapeuta.
¡Buen verano a totz y todas y disfrutatz d’a calor!