TENDINOSIS DEL SUPRAESPINOSO Y EL MANGUITO DE LOS ROTADORES Y SU ABORDAJE OSTEOPÁTICO.

Ésta es una patología muy común, y sobre todo en personas mayores de 45 años. Existen muchas causas, entre las que radican las mecánicas: movimientos repetitivos en rotaciones o movimientos por encima de la horizontal que producen una cizalla o compresión en la zona de inserción del tendón de dicho músculo. Recibe el nombre también de impingement, debido al compromiso de las partes blandas en la articulación del hombro.

La evolución de est200px-Supraspinatusa lesión cursaría con un primer estadío, en el cual se produce una reacción inflamatoria en la zona por la abrasión del tendón, con edema. El dolor en este estadío estaría localizado en el troquíter (zona superior del húmero), la zona de inserción del supraespinoso, y en un principio se daría en los movimientos repetitivos como hemos comentado, para más posteriormente darse durante la noche en posición de decúbito lateral del lado afecto. Aunque también es posible sentirlo en la zona de la “uve deltoidea” hacia mitad del brazo por nuestra zona externa.

En el siguiente estadío al que se llega tras meses de evolución y repetición del primero, se produce una afectación de la articulación acromioclavicular.

El último estadío supondría la rotura del manguito o alguna de las inserciones musculares que lo compone, tanto parcial como total. Del mismo modo la rotura se puede producir traumáticamente o por stress, de manera progresiva.

Desde una visión osteopática debemos realizar un diagnóstico diferencial descartando otros problemas que pueden producir dolor en la misma área como disfunciones hepáticas, localizar el tejido lesionado, así como revisar los niveles de inervación de las estructuras implicadas en ella. Es decir un “mal funcionamiento” del músculo supraespinoso se puede deber a que los niveles vertebrales de los que depende su inervación se encuentran en disfunción, en este caso C4-C5-C6.

A menudo ocurre que la articulación acromioclavicular, por la que transcurre el tendón de este músculo, se encuentra con mayor movilidad: una hipermovilidad que puede venir provocada por una fijación proximal de la articulación esterno-costo-clavicular. Nuestro trabajo debe ir dirigido a normalizar la movilidad de los distintos niveles, articulaciones, así como técnicas dirigidas al tejido muscular para equilibrar el tono.

El tratamiento miofascial junto con la osteopatía suelen dar buenos resultados, a medio plazo en el caso de patologías crónificadas.