¿Qué es una “ciática”?

El nervio ciático es una estructura nerviosa de gran grosor, más o menos de un pulgar. Salen varias raíces nerviosas de la parte lumbar (parte baja de la espalda) para conformar este gran nervio. Él es el responsable de los reflejos, fuerza… de las piernas. Así que cualquier afectación de las raíces que lo conforman, o de éste mismo, puede producir sintomatología en las piernas, la más común: el dolor, pero también pérdida de fuerza si la afectación es severa, pérdida de reflejos motores, hormigueos…
Existen varios puntos donde puede comprimirse el nervio ciático, por ello debe explorarse y examinar adecuadamente en consulta. Las causas: hernias diascales, contracturas y espasmos musculares (piriforme…), bloqueos articulares como en el peroné (nervio ciático popliteo externo), etc.
Por otro lado existen lo que se denomina ciatalgias, que son dolores similares a la afectación del nervio ciático, pero producidas por otras estructuras como dolores referidos de estructras como ligamentos, puntos gatillo… De allí que muchos episodios denominados ciáticas, están mal diagnosticados y nos son producidos por una inflamación o compresión del ciático. El curso y la magnitud suele ser distinta, pero para personas que lo sufren por primera vez les puede confundir. Se puede realizar una prevención activa: evitar el sedentarismo, llevando una dieta equilibrada con una buena hidratación, practicar estiramientos asiduamente, visitar al/la fisioterapeuta con regularidad y llevar cuidado con las posturas erróneas de la vida cotidiana.
Las ciáticas y ciatalgias, se puden tratar desde la fisioterapia y osteopatía obteniendo buenos resultados. Cuando la afección del nervio ciático es moderada o leve la evolución suele ser buena o muy buena.
ciatica foto