¿QUÉ ES LA OSTEOPATÍA?

 

Qué es la Osteopatía

La Osteopatía es una disciplina desarrollada por Andrew Taylor Still, a partir de un sistema de diagnosis y tratamiento donde se pone una atención especial en la estructura y los problemas mecánicos del cuerpo. El tratamiento osteopático consiste en tratar las disfunciones e hipomovilidades que se puedan encontrar en la columna vertebral, las articulaciones, el sistema nervioso, el sistema muscular, las vísceras, el cráneo… Es decir existen elementos que por su falta de movilidad generan disfunciones y suelen producir hipermovilidades reaccionales: lo cual significa que un nivel que no se mueve provoca en otros niveles superiores o inferiores mayor movilidad, sitio en el cual se asienta la sintomatología, pero no por ello la causa del dolor o el síntoma como hemos nombrado. Para ello la Osteopatía intenta ir al origen del problema, esos niveles (vértebrales, vísceras, suturas o huesos craneales…) que no tienen una correcta movilidad, que se encuentran en disfunción, para evitar que existan otros niveles que “sufran más”.

La Osteopatía cree en la homeostasis del cuerpo, en prinicipios autocuratorios del mismo, en el holismo, entendiendo el cuerpo como una unidad. Para que se dé esta autocuración debe haber una buena inervación y un buen aporte sanguíneo, así como una buena movilidad.

Previo a cualquier tratamiento, se debe realizar una anamnesis o interrogatorio, una minuciosa exploración, para llegar a un buen diagnóstico osteopático. Las técnicas que se aplican varían en función del profesional y el paciente, así existe una gran abanico: las dirigidas a aparato locomotor como estructurales, manipulaciones de alta velocidad y corto recorrido, energía muscular (estiramientos previa contracción muscular), las técnicas viscerales, suaves y dirigidas a devolver movilidad y mejorar vascularización, craneales y un largo etcétera. De hecho la Osteopatía se indica en problemas tras el parto, ya sea para la mamá, o para el bebé, problemas de platibasía, deformidades craneales tras fórceps o ventosas, cólicos del lactante…

Para qué se indica la Osteopatía…

Normalmente las causas más frecuentes de consulta son las relacionadas con el aparato locomotor: latigazos cervicales tras accidentes, esguinces, ciáticas, cervicalgias o en general dolores de espalda. Pero existen también otros problemas que se tratan con esta disciplina como las migrañas, dolores neurálgicos, cefaleas tensionales, problemas de esfera visceral de origen funcional donde encontraríamos estreñimiento crónico, colon irritable, algunos problemas de esfera genital… problemas de articulación témporo-mandibular que dan síntomas como chasquido o bloqueos al comer o abrir la boca.

Situación legal y profesional

La situación legal y profesional de la Osteopatía varía según el Estado al que nos refiramos, en sitios como Francia, EEUU, Gran Bretaña… la Osteopatía está reconocida, y se cursa en algunas Universidades, por contra en el Estado Español no está reconocida, y el único título reconocido es el Máster en terapia manual osteopática estructual. La Osteopatía requiere una formación de 2 años tras haber cursado el Grado en Fisioterapia, y es necesario la realización de una formación posterior de 3 años más para formarse en el concepto holístico que es necesario para trabajar en Osteopatía. En España está en vías de reconocimiento legal. Numerosos Fisioterapeutas, con una importante formación en anatomía, fisiología… optan por ésta como una especialización tras acabar su formación en Fisisoterapia.

Por último, antes de someterse a cualquier tratamiento de este tipo el usuario debe informarse del/la profesional que lo va a tratar y la fomación que tiene para ello, es decir que esté cualificado, garantice un tratamiento de calidad, minimizando riesgos.