EL TRATAMIENTO MIOFASCIAL.

Es un concepto de tratamiento de las lesionesgluteo del aparato locomotor de técnicas realizadas mediante compresiones muy suaves mantenidas en el tiempo, con el fin de eliminar las limitaciones de movimiento.

Las técnicas realizadas adecuadamente, previa evaluación y diagnóstico, y descartando contraindicaciones, son prácticamente indoloras, de hecho es un tratamiento más bien agradable, en el que el/la fisioterapeuta mantiene esa tensión en la parte del cuerpo a tratar y va acompañando los movimientos derivados de la estimulación de la fascia. De ahí que sea de elección en múltiples procesos: latigazos cervicales, limitaciones de movilidad, dolores en espalda y aparato locomotor en general: extremidades inferiores, superiores, algunos problemas viscerales, migrañas o cefaleas, etcétera.

La fascia es un tejido de sostén formado por tejido conjuntivo que rodea el cuerpo a modo de traje de neopreno, así podemos encontrar fascia en los músculos, vísceras, articulaciones, cubriendo el cráneo… es un tejido continúo. Cada músculo y cada una de sus fibras está rodeada de ésta. Entre sus funciones, además de la de dotar de movimiento al aparato locomotor están las de metabolismo: intercambio de agua, función nutritiva por la sangre y la linfa.

La fascia puede alterarse y producirse en ella un disfunción o restricción, por distintas causas: traumas tanto mecánicos como emocionales, posturas incorrectas mantenidas o cicatrices, entre las que cabe destacar las de las intervenciones quirúrgicas.

Un tratamiento adecuado con estas técnicas ayuda a devolver la movilidad al sistema fascial, eliminando dolor y las limitaciones funcionales. Con las distintas maniobras se producen cambios celulares que dan como resultado contracciones autónomas de las células que componen este tejido, de allí que al realizarlas se puedan percibir, en ocasiones, movimientos involuntarios de distintas partes del cuerpo (recordamos que al ser ininterrumpido se puedan dar a distancia de la zona que estamos tratando). Una de las ventajas de este tratamiento radica en la regla del no dolor, de por sí las maniobras no son dolorosas, pero sí por un casual se percibe cierta molestia el/la fisioterapeuta detiene la técnica.

fasciaLos últimos años se está investigando a fondo este tejido, no únicamente por parte de fisioterapeutas, sino profesionales de distintas ramas dentro del gremio sanitario con numerosos ensayos clínicos. Se está viendo que ese tejido apartado por anatomistas en sus disecciones, tiene mucha importancia en aspectos biomecánicos, pero también como hemos nombrado, en términos metabólicos. Por ello en Physium tratamos de estar mejorando como profesionales, ofertando lo mejor de nosotr@s mism@s, y seguimos formándonos en inducción miofascial, y especializándonos de forma continuada.