DOLOR EN EL HOMBRO Y RECUPERACIÓN

No suelo escribir sobre mí, pero en este caso voy a ponerme de ejemplo para explicar un caso clínico.
Hace unos días empecé a sentir una molestia en mi hombro derecho, lo relacionécon un movimiento tras levantar a mi bebé de 19 meses. Poco a poco la molestia iba convirtiéndose en dolor sordo localizado en la zona posterior del hombro.
Comencé por realizar una auto-anamnesis, es decir preguntarme para intentar ahondar en la causa de la lesión. Las primeras preguntas fueron dirigidas a mi dieta, ya que existe una relación entre hígado (la cápsula de Glisson está intervada por nervios que arrancan a nivel cervical) y un exceso de grasas, por ejemplo puede sobrecargar las vías hepatobiliares. Por ello, decidí reducir ingesta de grasas saturadas, productos de bollería, eliminar la poca ingesta de alcohol y aumentar el consumo de agua. Era evidente la relación entre el dolor y el movimiento realizado, así que me dediqué a explorar mi rango articular, realizar trest ortopédicos para afinar aún más mi diagnóstico. Todo parecía indicar a la afectación de la articulación acromioclavicular y el tejido periarticular, así como el deltoides posterior que presentaba cierto espasmo.
Planteé una rutina diaria de estiramientos para cápsula articular, deltoides, así como ejercicios de inhición de puntos gatillo con una pelota de tenis para los rotadores del hombro. Tras la realización de ésto durante una semana, el dolor había desaparecido.
Con ésto quiero remarcar lo importante que es tomar conciencia de la lesión y del propio cuerpo, poner medios para eliminarla y reducir sintomatología, la realización de ejercicio diario que evita retracciones del sistema miofascial y una correcta hidratación y alimentación.
Las y los fisioterapeutas somos la ayuda dentro del proceso de recuperación, pero nunca la única herramienta, mucho más potente es, tal y como he comentado, la propia implicación del y la paciente en el proceso.man-641691__340